domingo, 3 de abril de 2011

Historia

Corría el año de 1981, cuando estrenando década y televisiones en color para no perdernos el Mundial de Fútbol con el entreñable Naranjito incluido, un grupo de vecinos de la popular y humilde Barriada de San Telmo, animan a un por entonces joven Juan Pedro Piñero Muriel a fundar una banda de Cornetas y Tambores, como actividad ocupacional de aquellos jóvenes del barrio.

Juan Pedro Piñero, su fundador, acababa de licenciarse del servicio militar en la desaparecida unidad ALA 22 de Aviación de nuestra ciudad, como músico de la entonces banda del cuerpo militar aéreo.

Como todos los principios, la dificultad económica se salda con la ilusión de unos vecinos que llegan a solicitar un préstamo económico por valor de las 250.000 pesetas de entonces, a la que sumaban una cuota semanal de 50 pesetas por vecino.

Aquel montante dió para adquirir cuatro boquillas, una para cada nueve niños, dos tambores y un timbal. Pero como la imaginación y la ilusión mueven montañas junto con la fé, aquellos primeros ensayos se realizaban a base de hacer escalas con las boquillas, y aporreando al aire con las baquetas hasta que aquellos jovenes integrantes se encontraban preparados para tomar de verdad un instrumento en sus manos.

Nacía la Banda de Cornetas y Tambores de San Telmo, con un esperado estreno en la Cabalgata de Reyes de aquel año.

Hoy en día que se estudia minusiosamente la uniformidad que ha de vestir una formación musical, quedaba por aquel entonces solucionada con unos jerséis color violeta o como decimos en nuestra tierra lilas, pantalones y corbata azul marino.

Sería la vecin Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración, la primera en contratar a aquella flamante banda de cornetas y tambores, para que e la tarde del Viernes Santo, fueran los encargados de ir abriendo paso junto a su Cruz de Guía.Más tarde, vendrían las de la Candelaría, Exaltación o Santa Marta, amén de contratos en Arcos de la Frontera, Antequera, Utrera, Sanlúcar de Barrameda o El Puerto de Santa María.

Del clásico repertorio de marchas militares, la entonces banda de cornetas y tambores, comienza a sumar instrumentos y componentes, y evolucionan por la moda imperante y demandada de las cofradías en agrupación musical.Nace entonces la Agrupación Musical Christus Vincit, con la uniformidad del Cuerpo Militar de Paracaidistas, antes de tomar la singular y recordada vestimenta de color burdeos con gorras de plato y cepillo sobre sus hombros y enormes tubas blancas.

La naciente Agrupación Musical se afianza y se expande en los acompañamientos a nuestras cofradías, hasta llegar en 1994 en donde se hace realidad la producción de su primer trabajo discográfico, entonces aún en casete, "Azahares de Misericordias", producido por Trabajadera y grabado en Sevilla en los Estudios de Alta Frecuencia.

De ese primer trabajo quedarían para el recuerdo marchas como "Azahares de Misericordias" de José David Guillén o "Amanecer de Sentencia" del propio Guillén, José Manuel Ortega y Sebastían Martín que fuera interpretada incluso en aquel programa de Antena 3 Televisión "Sorpresa,Sorpresa".

La afinidad con la Hermandad de la Esperanza de la Yedra, llevan a la agrupación a formar parte de la propia cofradía de la Madrugá, convirtiendose en 1995 en la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y Humildad, título y afiliación que han ostentado hasta el pasado año de 2009, que se rompe por falta de acuerdo y entendimiento entre ambas corporaciones.

Se abre por tanto un paréntesis en aquellos años de sentimientos, devoción y representación entre la propia Hermandad y su Agrupación Musical. Tanto es así que en 2003 llega el segundo trabajo discográfico, ya en formato CD, con el título "A Jesús de la Sentencia". Trabajo ilustrado con un primer plano del Señor, obra de Nuria Hurtado, y con marchas como "A Jesús de la Sentencia" de Jesús Jiménez Piñero, "De Sentencia y Esperanza", de Juan Luis del Valle o "Estrella de la Mañana", de David Guillén con arreglos del propio Piñero.Marchas estas dedicadas a los titulares de la Hermandad de la Plazuela.

El invisible cordón umbilical entre la Agrupación y la Hermandad, parece cada vez más sólido, tanto es así que son recordadas las escoltas que los miembros de la formación musical hacían a Nuestro Padre Jesús de la Sentencia en su ceremonia de Besapiés, o los conciertos y colaboraciones que la Hermandad solicitaba a su agrupación a lo largo y ancho del año.

En el año 2005, cumpliendo las Bodas de Plata fundacionales, la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y Humildad, estrena nuevo disco conmemorativo y a su vez, uniformidad exclusiva para acompañar en la Madrugá del Viernes Santo a su titular.Las casacas blancas, se alternaban con pañuelos verdes que denotaban la idiosincrasia flamenca del Barrio de la Plazuela. En tanto, aquel CD titulado "XXV años... Y en la Plazuela", venían a poner de manifiesto una vez más el estrecho vínculo entre cofradía, agrupación y el propio barrio. El cual siempre disfutó de aquellos pasacalles en la Madrugá, cuando la Agrupación desfilaba triunfal entre sus propios vecinos para acercarse al momento esperado de la salida procesional de la cofradía.

Tanto marcó aquel XXV aniversario, que incluso COPE Jerez produce una edición especial de aquel trabajo, con marchas interpretadas a pie de calle, al gusto de la época.

Aunque faltara el entendimiento, la Agrupación Musical la Sentencia, sigue unida de una forma u otra al emblemático y mágico Barrio de la Plazuela. Ya no se escuchan sus sones en la Madrugá Santa, pero si se oye el latir de un corazón por siempre unido a una Calle Empedrada, que ve nacer el Sol cada mañana de Viernes Santo.

Feliz XXX Aniversario.Que ustedes lo disfruten.

(By amlasentencia.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...